¿Dónde habitas?

¿Dónde habita el tiempo que no vivimos?

Me pregunto dónde quedaron las horas compartidas de las que no me percaté.

Las canciones a las que no presté atención, o los paisajes recorridos sin que su belleza llegara a alcanzarme.

¿Acaso mi indiferencia les negó la existencia?

¿Donde quedaron aquellas sonrisas tuyas apenas atisbadas entonces entre el ruido de mi ajetreo?

Ahora que ya no logro darles forma, ni con mi más desesperada angustia, daría mi vida por alcanzar alguna.

Ayer ni las vi ni las busqué y hoy me las invento para soportar tantas horas en las que solo la luz de tu ausencia me hace compañía.

Si te gusta compártelo:Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Etiquetado en: ,