Poemas de Rafael y de María

Rafael y María

Hoy quiero dedicar esta entrada a dos personitas que el cielo confió momentáneamente a mi cuidado. Muy distintos entre sí pero con algo en común; ambos son portadores de una extraordinaria sensibilidad.

Estos poemas son de su autoría, el primero de mi hijo Rafael, lo escribió hace un año; el segundo de mi hija María, lo escribió hace cuatro, cuando solo tenía doce años.

AMARGO

Amargo, un beso vacío y ahogado en miedo

Un sentimiento confuso en un quizás eterno.

Unas alas cortadas que sueñan por surcar el cielo

Un juguete roto que finge volver a ser nuevo

Abrir los ojos otra cruel mañana y de pronto

el sueño de una vida es pasado.

No vislumbro a reconocerla en su mirada,

De reconocer esos ojos dulces que antes me gritaban que me amaban.

Promesas extintas se clavan en mi pecho y

Cada puñal me recuerda que sigo locamente enamorado de su recuerdo

Cuando me habla, cada vacío de nuestras palabras

Me hace añorar la música de nuestros ya lejanos silencios

Solo quedan restos de un amor fatal

Yo, un romántico olvidado,

Como un recuerdo fugaz

Como un corazón helado

Rafael Méndez

CORAZÓN DE TINTA NEGRA

Corazón de tinta negra

Que oscurece la larga sombra del olvido.

Prendes mis pétalos

Torturas mis ojos con tu mirada

Haces de mis días de verano

Una congelada tormenta de invierno

Frenas mi tiempo

Y aceleras mi pulso

Con cada falsa palabras

Me coronas de princesa

En un reino de mentiras

Y descubro que no eres mi príncipe prometido

La corona de enamorado

Se cae con cada grito

Y aún así tengo miedo de tu olvido

Cada lágrima derramada

Humedece las hojas de esta rosa herida

Que en una noche de oscura tortura

Se comienza a deshojar

María Méndez

Si te gusta compártelo:Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Etiquetado en: , ,