Sueño

Dormida sueño que despierto,
despierta que te sueño.
Si te vas sueño que te quedas,
si te quedas sueño con soñarte.

Pero tú no estás en tus presencias,
como no estás en las ausencias
Porque tú no sueñas,
no miras, no tocas;
ni siquiera besas en tus besos.

Ausente, mis sueños pueden rescatarte,
mas tu presencia ausente los espanta

Espanta sueños y promesas
torturando las mañanas de paseo,
las tardes de domingo,
las veladas invernales
y las terrazas de verano.

No siento pena;
el tiempo pesa.

Sueño el reloj que me regalaste
como un tren que parte
a soñar otros paisajes donde poder soñarte

Su tic tac me interroga
¿preguntaste por sus sueños?
Pero yo solo aprendí a soñarte
y no sé que contestarle

Dejo que las manecillas aceleren
hasta perder su consistencia,
llevándose lejos
el tren de tu presencia y tus ausencias.

Te hice la maleta.
Dentro puse, bien doblados
tus pañuelos y mis sueños.

Mercedes Rodríguez
Si te gusta compártelo:Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Etiquetado en: , ,